miércoles, 5 de diciembre de 2012

MOTIVAR EN LA DISCAPACIDAD


Como esta semana se ha celebrado el día de la discapacidad, me parece oportuno dar a conocer estrategias que logren motivar a alumnos con esta problemática.

La tarea primordial  de profesores y padres,  es mejorar el nivel de motivación, ya que muchos estudiantes con discapacidad carecen de ella. A menudo son frágiles y necesitan aumentar la confianza en sí mismos. El docente debe adaptar sus recursos para conseguir una adecuada actuación que dé respuesta a todos por igual.  

Las estrategias a utilizar entre los niños con necesidades especiales varían enormemente, ya que sus discapacidades pueden requerir distintas ubicaciones conceptuales, físicas o de comportamiento. Un plan educativo individualizado (PEI) debe estipular estrategias de aprendizaje flexibles que ayuden al niño a alcanzar los objetivos educativos según las necesidades específicas y las capacidades del individuo. Alguna de estas pautas pueden ser: incluir minutos adicionales para acabar actividades en clase, darles las tareas varios días antes, utilizar métodos de clasificación para categorizar los datos, convertir los ejercicios de repaso en juegos, presentar la información de distintas maneras, hacer preguntas al final de cada punto importante, etc..

El profesor Ruiz Pérez, explica detalladamente cómo conseguir motivar a los alumnos discapacitados:

  • Plantear las sesiones de manera que se estimule el deseo de aprender y se valore el esfuerzo frente al resultado. Sesiones en las que se consiga progresivamente que los sujetos disfruten practicando y aprendan a aceptar la inestabilidad de los resultados motores, es decir, no siempre se consigue el resultado esperado, pero no por eso debemos dejar de intentarlo. Sesiones en las que se acepte como habitual el error en el proceso de aprender, y en las que tengan reconocimiento los progresos, contribuirán a elevar el sentimiento de competencia y mejorarán el autoconcepto.
  • Es adecuado promocionar la motivación intrínseca y utilizar con cautela la motivación extrínseca para evitar que el control de sus conductas esté fuera del propio sujeto. Dicho de otra manera, se les debe incitar a que despierte en ellos el deseo de dominar las tareas, más que el deseo de competir directamente con sus compañeros.
  • Otra forma de motivarlos para la práctica del aprendizaje motor y deportivo, es estableciendo unos objetivos de aprendizaje adecuados y posibles de conseguir.
  • Es conveniente promover la cooperación antes que la competición, ya que tiene efectos muy interesantes sobre la elevación de la autoestima.
  • Es importante la labor o el papel que el adulto, profesor o técnico, juega al tratar de favorecer el deseo de aprender. Tal vez deberíamos plantearnos hasta qué punto estamos convencidos y creemos en la capacidad de aprender de las personas minusválidas y, lo que es más grave aún, hasta qué punto nos creemos competentes para enseñarles.





Leyendo casualmente el blog Cómete la Sopa descubrí un artículo sobre cómo fomentar la autoestima en niños discapacitados. Si te apetece leerlo pulsa aquí.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado tu entrada. Los niños discapacitados muchas veces están desmotivados porque creen que no son iguales. Pero son totalmente iguales.
    En este video se puede comprobar: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=XUbngAFnJyE

    Si quieres pásate por mi blog:
    http://jugaryaprendercontodos.blogspot.com.es/

    Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que son iguales y hay que enseñarles y demostrarles que son iguales...y gracias por darme a conocer el vídeo.
      Y por supuesto que me pasaré por tu blog.
      Gracias.

      Eliminar
    2. De nada mujer! aquí estamos para ayudarnos!!
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Muchas gracias por tu mención.

    Un saludo

    ResponderEliminar